Acompaño a las empresas y personas que confían en mí hasta lograr que su publicidad y sus acciones de marketing den resultados visibles.
CONTACTA

Hablar en público y salir ileso

Hablar en público y salir ileso

LA PRIMERA VEZ

La primera vez que hablé en público de forma consciente, es decir, obligada por una asignatura, fue en la carrera, 18 años y toda la ilusión por delante. Error, las ilusiones duraron poco, me aterró la experiencia y la fantasía se esfumó, pero aprendí dos cosas que ahora uso cada vez que tengo que hacerlo: ni se te ocurra ir sin ensayarlo al menos 20 veces y no te fíes jamás de la tecnología.

Estaba claro que me enfrenté a aquello con un Power Point precioso pero con cero base de ensayo y con demasiados links a vídeos que nunca llegaron a reproducirse y la cosa fue un fiasco. Pero lo hice, no lo hice bien, pero lo hice.

A partir de ahí las veces que he tenido que hablar en público han sido muy variadas, en ámbito profesional, en ámbito académico o en ámbito familia/amigos, y de todas las experiencias he ido aprendiendo de errores y aciertos, ahora más o menos puedo decir que me encuentro cómoda hablando en público, aunque los minutos previos sean de nervios mezclados con miedo, pero eso tampoco es malo, es parte del espectáculo.

EL PROBLEMA NO ES TUYO, VIENE DE LEJOS

En España, al menos en mi época de estudiante, no nos enseñaban a hablar delante de los compañeros, ni a exponer nuestros trabajos a nadie, yo creo que ni hacíamos debates en clase, y eso no es un buen comienzo. Si cuando somos pequeños nos enseñasen técnicas para hablar delante de los demás con soltura, igual que nos enseñan las tablas de multiplicar, el que más y el que menos se defendería, incluso algunos serían hoy oradores profesionales, lástima que eso no pasa.

Por ello lo primero es decir que, además de que orador se puede nacer, y que te salga solo, pero fundamentalmente se puede aprender a serlo e ir mejorando con el paso del tiempo.

NO TENGAS MIEDO

Cuando nos proponen dar un discurso, leer en una boda o presentar un proyecto delante de una empresa nos morimos de miedo, pero ¿Miedo a qué? Rápidamente en nuestra cabeza aparecen un millón de situaciones dramáticas en las que se ríen de nosotros, nos quedamos mudos, salimos corriendo o el público se va, pero las oportunidades de que pase eso son menores de las que lo hagamos bien.

Lo único que nadie nos ha dicho que hablar en público puede ser muy similar a conducir, la primera vez lo haces de aquella manera, pero cuando pasa cierto tiempo y prácticas lo haces perfectamente y casi sin esfuerzo, es cuestión de técnica y práctica. Para mi lo más importante es:

  • Tener la materia clarísima.
  • Tener controlado mi atuendo.
  • Conocer el sitio y de las herramientas que dispongo.
  • Analizar quién es mi público para adaptar el mensaje.
  • Ensayarlo repetidas veces.
  • A medida que ensayo corregir lo que no encaja cuando lo verbalizo.
  • Fin.

Si hago todo eso normalmente sale bien, puedo tener un mal día y no dar pie con bola pero lo salvaré, o puedo tener un buen día y además de hacerlo bien la gente sale contenta porque has conseguido transmitirles algo.

TRUCOS QUE TE QUIERO DAR PARA HABLAR EN PÚBLICO

1. Cree en ti
Para mi quizás la parte más complicada, y la que más ansiedad me provoca, pero si tú crees que puedes hacerlo hay muchas más posibilidades de que lo hagas, eso es así desde que el mundo es mundo. Pero no vale solo con creer, hay que trabajarlo, ¡ojo!

2. No te juzgues
Pensamos que cuando nos exponemos delante de la gente nos van a juzgar, y lo harán, pero no tan duramente como lo hacemos nosotros mismos, creedme. Además la mitad de los presentes estarán respondiendo whatsapp, mirando un meme o pensando en qué van a preparar de cena, no le des tanta importancia a lo que piensen de primeras.

3. Nervios fuera
Ojalá me pudiera aplicar esto a mi misma, pero no puedo, yo te lo cuento para que tú si eres capaz lo hagas. El cuerpo, evidentemente, se poner alerta porque vamos a enfrentarnos a un “reto”, si lo hacemos frecuentemente no será para tanto, pero si es ocasional será tal que así.

Respira y piensa que “no es para tanto”, porque si haces como yo, cosa que ni se te ocurra, que es empezar a pensar “me da, me da, me da…” al final te da. Siempre calma que no vamos a operar a corazón abierto a nadie.

4. Ve con la lección aprendida
Conocer el tema al dedillo es fundamental, porque si te pierdes, si te hacen una pregunta, o si te falla la tecnología, como me pasó a mi aquella primera vez, puedes defenderte con tu mismo discurso, no necesitas más. Además que las personas que te escuchen tienen que creerte, y para ello, es fundamental que controles el tema.

5. Qué quieres transmitir
Podemos decir un montón de cosas en el tiempo que nos den pero eso no servirá de nada si no tenemos clara la conclusión que queremos que se lleven los asistentes, piensa primero que quieres obtener de esa audiencia y desarrolla el mensaje hasta ese objetivo.

6. Conoce a tu público
No hablamos igual a un amigo que a un jefe, ¿verdad? Pues ahí lo tienes, hay que crear el mensaje en cada charla que tengamos, aunque tú seas el mismo y tú objetivo sea el mismo si el público cambia hay que adaptarse a él.

7. Ensaya
Una vez, dos veces, tres veces,… mil veces. Las que necesites para descubrir que ya sabes el hilo conductor, que aunque alteres las frases el concepto lo tienes y que serías capaz de transmitirlo incluso sin ese Power Point tan chulo que has hecho. Grábate y mira tus ensayos, corrige la postura, detecta lo que no encaja, dale una vuelta a las palabras que te atrancan,… Déjalo bonito.

8. Empatiza
Hay públicos de todo tipo, y aunque tengamos todo preparado, si nos toca el público duro puede que no sea sencillo hablar delante de una audiencia que parece no sentir nada al escucharnos, pero hay veces que podemos despertarlos:

  • Cita temas actuales.
  • Recurre al humor si el ambiente lo permite.
  • Habla de temas más personales y conectalos con la parte seria de tu charla.
  • Utiliza elementos cotidianos que entiendan para poder explicar las partes más engorrosas de tu charla.

Ser natural
Y esta te la regalo, tienes que ser natural, fin. Que fácil es decirlo y que difícil hacerlo, pero esa es la clave, no te disfraces tú, ni disfraces tus palabras, tienes que sentirte cómodo a la hora de expresarte y eso solo se hace siendo natural.

Además, gustarle a todo el mundo no le vas a gustar, no eres una croqueta. Ese meme es más sabio que todo este post que he escrito, si tuviéramos claro eso no nos pondríamos tan nerviosos y todo fluiría. Si tu te sabes tu tema, tienes la charla ensayada y vas con ganas lo único que puede pasar es que a unos les gustes y a otros no, y de eso te digo yo que no se muere nadie.

LA PRÁCTICA

Todas las fotos que ilustran este post son de mi charla en el evento Marketing Day AB, una jornada de ponencias sobre marketing que tuvo lugar en Albacete, en la Universidad de Castilla-La Mancha, el pasado noviembre.
Cuando me llamaron me pasaron dos cosas, uno, me puse mega contenta, y dos, me cagué de miedo. Lo de siempre. Pero había un factor a mi favor, tenía que contar mi trayectoria laboral enfocada a como podrían los asistentes usarlo en su favor dependiendo de su situación, pues bien analicemos la situación:

  • El tema lo conozco, es mi vida.
  • El público son empresas y estudiantes, o personas interesadas en marketing, ok, pues lo enfoco a eso.
  • Las personas junto con las que voy a trabajar en esa jornada me dan muy buen rollo y confían en mi.

Pues partiendo de eso fue sencillo, preparas la presentación, preparas el look para ir cómoda, ensayas un porrón de veces y al lío. ¿Resultados? Uno de los días más divertidos y enriquecedores en mucho tiempo.

Desde aquí quiero dar las gracias a los organizadores por contar conmigo para este día, en el fondo estas cosas me dan una energía que bien merece todo el trabajo previo. Hablar en público parece que es ir a soltar tu rollo y punto, sueltas y te vas, pero no, el feedback que esto genera es mucho más potente de lo que puedas imaginar, sirve para aprender de errores y para descubrir si lo que transmites llega a los demás.

  • Si este post te ha gustado… ¡Compártelo!
  • Si crees que conoces a alguien que le puedes servir de ayuda… ¡Envíaselo!
  • Y si tienes cualquier duda o crees que puedo ayudarte en algo no dudes en contactarme.
Ana Lozano Fernández
soy@anitapatatafrita.es
2 Comments
  • Jesús Andicoberry
    Posted at 19:07h, 10 febrero Responder

    Muy buenos consejos Ana, leyendo tu post me he acordado de una frase que decía Steve Jobs, «si necesitas un power point para explicar algo, es que no sabes de que estas hablando».

    • Ana
      Posted at 17:16h, 11 febrero Responder

      ¡Gracias! 😉

Post A Comment

×

¡Hola!

Cuéntame, ¿qué es lo que necesitas?. Si estás aquí es porque sabes que puedo ayudarte, dime con qué.

× ¿En qué puedo ayudarte?